Medidas preventivas contra el golpe de calor

Los adultos mayores, menores de cinco años y las personas con enfermedades crónicas son los más vulnerables  

En esta temporada, el golpe de calor es uno de los daños a la salud a los que puede estar expuesta la población por la exposición prolongada a altas temperaturas ambientales por lo que la Secretaría de Salud realizó un llamado a la población para extremar precauciones. 

El golpe de calor, señalaron las autoridades de la Secretaría de Salud, se caracteriza por el incremento súbito de la temperatura corporal por tal motivo se debe evitar realizar ejercicio o actividad intensa entre las 11:00 a 15:00 horas al aire libre.  

“El cuerpo humano funciona regularmente a 37 grados centígrados y es sensible a cambios externos por lo que dispone de mecanismos que regulan su temperatura (como el sudor), cuando existe un golpe de calor dichos mecanismos dejan de actuar, por lo que la temperatura aumenta y se comienzan a perder abundantes líquidos corporales, elevando las probabilidades de padecer daños neurológicos e incluso fallecer”, explicaron. 

La temperatura en la que se puede producir un golpe de calor varía según el individuo, sin embargo, las personas mayores de 60 y los niños menores de cinco años son más vulnerables, así como los enfermos crónicos, pacientes cardíacos y personas con alguna discapacidad física. 

Por lo que en caso de mareo, confusión, desorientación, sudoración excesiva al principio con posterior falta de sudor, enrojecimiento y sequedad de la piel, fiebre con temperatura corporal de más de 39.4 grados, aceleración del ritmo cardíaco con latido débil, dolor de cabeza, inconsciencia y convulsiones, se debe acudir de inmediato con el doctor.  

Asimismo se recomienda beber muchos líquidos aunque no se sienta sed, por lo menos dos litros de agua diarios; vestir ropa ligera, clara y de algodón que permitan la transpiración; dejar que el cuerpo se acostumbre a los cambios de temperatura; consumir comida fresca y ligera, de ser posible alimentos vegetales naturales crudos (ensaladas, frutas y verduras), y no permanecer en vehículos estacionados o cerrados, sobre todo los infantes y adultos mayores. 

Ante un golpe de calor es preciso llevar a la persona a un sitio fresco y colocarle los pies en alto; después llamar al teléfono de urgencias 911 o al Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM) al 01 800 849 42 77 y mientras se presenta la ayuda, se deberá intentar disminuir la temperatura corporal dejándolo más ligero de ropa o incluso colocarle algún paño mojado en las axilas o ingles.

Temas: 

Información

CEIFRHS
CEIFRHS
CEIFRHS